Los Skateparks mas cañeros de España

¿Alguna vez te habías preguntado cómo nació el skate?

 

En los años 50 el surf estaba de moda en California y todos aquellos jóvenes estadounidenses que practicaban este deporte también lo anhelaban fuera del agua, por lo que unas tablas de surf con ruedas se convirtieron más adelante en toda una industria del skate.

 

 

Este nuevo movimiento, relacionado con el surf, la cultura callejera y el arte urbano, ha conseguido crear un estilo de vida para muchísimas personas y transmitir verdaderos valores, ya que para su práctica es necesario un verdadero empeño, constancia y superación. Caerse, levantarse y… ¡seguir intentándolo!

 

 

Actualmente miles de skaters invaden las calles en prácticamente cualquier rincón del planeta, buscando ese skatepark, bordillo, barandilla o escalera para realizar sus mejores trucos.

Como verdaderos apasionados del skate, hemos recorrido algunos de los skateparks más míticos de España y nos gustaría compartirlos con vosotros.

 

1. Skatepark “Rubén Alcántara” (Málaga)

Bautizado con el nombre del varias veces campeón mundial de BMX, Rubén Alcantara, está dividido en 3 zonas: Skatepark, Street plaza y Campillo de BMX y cuenta con un halfpipe de 3,30 metros de altura y un ‘Bowl’ diseñado por el propio Rubén que te dejará sin respiración.

 

 

2. Green Indoor Park (Barcelona)

Ubicado en les Franqueses del Vallès, es un indoor único en Europa, ya que cuenta con la brutal superficie de 12.000m2 dividido en tres zonas (Kids zone, Motor zone y Freestyle city).

Dentro de las instalaciones encontramos wifi gratuito y bares en los que puedes descansar y tomarte algo.

 

 

3. Leioa (Vizcaya)

Dando guerra desde 2007, con uno de los ‘Bowls’ mas famosos de España en los que han patinado algunos de los mejores skaters de toda Europa.

Su increíble ‘funbox’ central, su ‘bowl’ y sus barandillas te harán sudar.

 

 

 

4. Polideportivo de Beteró.

A orillas del mediterráneo, concretamente en la ciudad de Valencia, nos topamos con uno de los mayores ‘bowls’ construidos sobre cemento.

Su buena conservación y sus 1.000m2 hacen de él un skatepark alucinante. El único inconveniente es que hay que pagar entrada, 5€ diarios, pero se ve compensado por sus instalaciones, con vestuarios y cafetería.

 

 

Recuerda tener siempre tu tabla a mano, nunca se sabe en qué momento podrías encontrar el halfpipe de tus sueños…

 

 

 

 

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *